¿Sanciones contra Rusia o guerra contra Europa?

20 de diciembre de 2022

Por Dimitris Konstantakopoulos* –
También pretende someter a Europa para siempre a Estados Unidos. Y una forma de hacerlo es destruir de una vez por todas la posibilidad de estrechar las relaciones entre Europa y Rusia.

La mayoría de los observadores serios coinciden en que las sanciones relativas al petróleo ruso decididas recientemente por la UE no sólo no perjudicarán los ingresos de Rusia, sino que probablemente los aumentarán al subir el precio del petróleo. Estas sanciones perjudicarán al mismo tiempo a una Unión Europea que necesita imperiosamente importar energía y que parece encaminarse a convertirse en una «zona tercermundista» dentro del llamado «primer mundo».

La UE y sus aliados del G7 no controlan ni pueden controlar el mercado mundial del petróleo. El techo de precios y el embargo sobre el petróleo ruso acabarán probablemente en la práctica con un aumento del precio general del petróleo y precios más baratos para los restantes clientes de Rusia. Representará un regalo para Rusia, India, China, Irán, Venezuela, todos enemigos o enemigos potenciales de Occidente, incluida Türkiye, que está obteniendo fantásticos beneficios maniobrando económica y geopolíticamente entre Moscú y Washington. Simultáneamente, Washington se ve ahora obligado a hacer la vista gorda ante el aborrecible régimen saudí porque no se atreve a enemistarse con Riad en lo que se está convirtiendo en una guerra energética provocada (o al menos intensificada) por las sanciones.

Ya, pocos días después de la imposición de las nuevas medidas contra Rusia, Bloomberg, en un primer balance de sus resultados, señala que los contratos de ESPO (estándar para el crudo ruso) superan ampliamente los 60 dólares el barril, mientras que se ha demostrado que Rusia tiene tanto la capacidad de transportar su petróleo por barco como de asegurar el petróleo transportado. Los armadores simplemente ganarán más dinero, como ha pronosticado uno de ellos, el griego Nikos Vernikos, en declaraciones al diario francés Libération. Bloomberg también teme que las posibles contramedidas rusas incluyan la imposición de un precio mínimo de venta del petróleo ruso y la obligación de pagar en rublos.

The Economist va aún más lejos. En su último número señala que todas las sanciones contra Rusia provocarán un deterioro de las condiciones de vida y calefacción en 19 países de la UE que estudia, llegando a provocar 75.000 muertes más que la media. Esos Estados tendrán que pagar 140.000 millones de euros para poder paliar la bajada del nivel de vida.

Si estuviéramos al principio de la guerra de sanciones contra Rusia podríamos afirmar que esta política se debe a un error de cálculo y atribuirlo a una especie de «estupidez» de la UE.

Tal «estupidez» ciertamente existe. Está determinada en todo Occidente por la arraigada y gratificante creencia de las clases dirigentes occidentales y, en particular, de sus servidores políticos, mediáticos e intelectuales de que, después de 1989-91, su destino es dominar el mundo. No durante 1.000 años, como era el sueño de Adolfo Hitler, sino indefinidamente, de ahí el «Fin de la Historia», como predijo Fukuyama en su famoso ensayo de calidad intelectual pero de ley.

El modo de funcionamiento profundamente totalitario de la UE -en particular de la Comisión- y la ocupación progresiva, en todo el mundo occidental, de todos los puestos importantes por empleados directos del Capital Financiero, a menudo «veteranos» de Goldman Sachs, de la OTAN y agentes de influencia de los EE.UU., todos ellos sin contacto alguno con los pueblos y las naciones que supuestamente representan, también ha contribuido a esta «estupidez». Inadvertidamente, la transformación de los medios de comunicación occidentales en simples instrumentos de propaganda también ha contribuido a tales fenómenos, ya que a los propios censores les resulta más agradable leer sus propias historias propagandísticas que los rarísimos comentarios críticos publicados en los medios occidentales, privándose así de la necesaria retroalimentación correctora. Todo eso ya ocurrió antes en la URSS, y contribuyó a su desaparición final.

Pero, dicho todo esto, no debemos concluir que los responsables occidentales son más estúpidos de lo que realmente son. Ahora tienen sobradas pruebas de que las sanciones contra Rusia no funcionan contra Moscú, pero a menudo sí lo hacen contra los Estados europeos. Podemos entender que sean reticentes a levantarlas, pero no es tan fácil comprender por qué imponen otras nuevas.

Detrás de la guerra contra Rusia, ¿una guerra contra Europa?

Existe una posible explicación. La guerra que la OTAN y el «Occidente colectivo» han emprendido contra Rusia mediante sanciones, el saqueo de la propiedad estatal y privada rusa, armando a Zelensky con armas cada vez más sofisticadas, demonizando a Rusia y a los rusos, etc., no sólo pretende debilitar y, si es posible, desmantelar a Rusia como gran potencia. También pretende someter a Europa para siempre a Estados Unidos. Y una forma de hacerlo es destruir de una vez por todas la posibilidad de estrechar las relaciones entre Europa y Rusia (y también las relaciones de Europa con China y el «Sur» del globo).

Read also:
Chilling Davos: A Bleak Warning on Global Division and Debt

Si este es el objetivo, entonces tiene sentido imponer sanciones al petróleo ruso, porque es mucho más fácil imponerlas que levantarlas. De este modo y por tiempo indefinido, la reanudación de cualquier cooperación energética entre Europa y Rusia será mucho más difícil de lo que es ahora.

Si este es el objetivo, tenía sentido volar los dos gasoductos NordStream. Si Alemania decide mañana cambiar su política y reanudar las importaciones de gas ruso, será objetivamente más difícil hacerlo si los dos gasoductos no funcionan. La voladura de los gasoductos era inconcebible antes de que ocurriera. Ahora también lo es en el futuro y eso significa que siempre habrá una amenaza, aunque los gasoductos vuelvan a funcionar.

Además, si su objetivo es destruir los cimientos mismos de cualquier futura reanudación de las relaciones europeo-rusas, necesita hacer todo eso ahora, explotar al máximo las circunstancias actuales, porque teme que Alemania, Francia o Italia puedan «resquebrajarse», pues ya se enfrentan a una grave crisis económica y social, intensificada por la guerra de sanciones de la OTAN contra Rusia.

El resultado objetivo de las sanciones para Europa
Aunque éste no sea uno de los objetivos centrales de la política de sanciones, impuesta por Washington, Londres y el lobby de la «Nueva Europa» y una Comisión que actúa como lobby de la OTAN, el sometimiento de Europa a EE.UU. en todos los ámbitos políticos importantes es el resultado práctico de la política seguida.

Europa se ve ahora obligada a importar GNL estadounidense, que es cuatro veces más caro que el gas ruso transportado por gasoducto (y emite cuatro veces más gases de efecto invernadero). Europa, amenazada por una dramática escasez de energía, depende más que nunca de Estados Unidos para calentar a su población y hacer funcionar su industria. Sus industrias y puestos de trabajo están emigrando a EEUU y otros destinos (hay quien habla incluso de la desindustrialización de Alemania). La política exterior y militar de los Estados europeos depende más de EEUU que en ningún otro momento desde 1991, y quizá desde 1945. Los alemanes incluso se ven obligados a humillarse fingiendo, por ejemplo, que no saben quién voló el gasoducto germano-ruso Nord Stream o tolerando que Zelenski (mejor los que están detrás de él) les insulte.

Los Estados europeos se están rearmando comprando armas estadounidenses, no europeas. Están aumentando su participación en la totalidad de los presupuestos militares de la OTAN, en beneficio relativo de EEUU. Están adoptando una propaganda y una ideología antirrusas fanáticas, a veces puramente racistas, revisando incluso la historia de la liberación de Europa del nazismo y el fascismo, dificultando así enormemente cualquier cambio de política en el futuro.

En lugar de emitir un proyecto de nueva visión democrática, social, pacífica y ecológica para el mundo entero, basado en los considerables logros de Europa en su historia, el Continente se está convirtiendo rápidamente en un miserable vasallo de Estados Unidos, sucumbiendo a la aplicación de una estrategia de «cambio de régimen» contra una potencia mayor y nuclear como Rusia (¿y China mañana?), que no puede sino fracasar pero que está aumentando las posibilidades de una guerra titánica entre el «Occidente colectivo» y el resto de la humanidad, que podría conducir a su desaparición. Si esto ocurre será una forma bastante inesperada de confirmar después de todo la tesis del «Fin de la Historia», pero no estaremos aquí para comentarlo.

¿Era Charles de Gaulle «agente de Putin»?

Afirmábamos que las buenas relaciones con Rusia (y podemos añadir China y el Sur) son un requisito previo para la autonomía europea y su independencia de Estados Unidos, y que dicha autonomía es un requisito previo para que Europa desempeñe el importante papel que este continente tiene derecho a desempeñar, ya que estamos entrando en la crisis (económica, ecológica, civilizacional, geopolítica) más peligrosa y decisiva de toda la historia de la humanidad.

Conviene recordar que casi todos los políticos europeos del siglo XX recordados positivamente por la memoria colectiva de las naciones y los pueblos europeos opinaban lo mismo: Charles de Gaulle, Willy Brandt, Olaf Palme, Aldo Moro y Andreas Papandreou, por citar algunos.

Charles de Gaulle condenó inequívocamente la guerra de Vietnam, se retiró del ala militar de la OTAN y lanzó el lema de una «Europa del Atlántico a los Urales». Schröder, Chirac y de Villepin se aliaron con Moscú en 2003, tratando de frenar la locura de las guerras neoconservadoras en Oriente Próximo. Incluso el propio Obama se alió con Putin en 2013 para detener, en el último momento, el proyecto neocon de una invasión estadounidense de Siria, similar a la invasión de Irak, tras la provocación con armas químicas en Siria. El propio John F. Kennedy estaba dispuesto a seguir una política muy audaz hacia Moscú, después de la crisis de los misiles cubanos, y esta fue probablemente una de las principales razones por las que fue asesinado por sectores del «Estado profundo» estadounidense y del «Partido de la Guerra» en Washington. Es este mismo «partido de la Guerra», una especie de «Internacional Negra», la que presiona ahora para que se suministren más y más armas a Ucrania, se niega a cualquier compromiso y quiere una guerra total con Rusia.

Read also:
Duplicity and Self-Deception: Israel, the United States, and the Dimona Inspections, 1964-65

Si evitamos el fin nuclear de la humanidad durante el siglo XX fue porque millones de personas se movilizaron contra las guerras imperialistas neocoloniales, como las de Vietnam, Argelia o Palestina, y contra la carrera armamentística nuclear. A menudo estaban dirigidos por aquellas fuerzas de izquierda occidentales que creían que los intereses fundamentales de los trabajadores occidentales y de las clases populares en general eran completamente opuestos a las fuerzas del imperialismo occidental que impulsaban la Guerra Fría, y coincidían con los intereses de las naciones del Sur contra el imperialismo, no con el imperialismo occidental contra el Sur.

La desastrosa situación actual de la izquierda en Occidente tiene mucho que ver con el hecho de que la mayoría de sus dirigentes y partidos, incluso algunas organizaciones que se proclaman «marxistas revolucionarias» (!!!), se han aliado con el imperialismo de la OTAN, incluso mientras los trabajadores de Occidente pagan cara la guerra estadounidense contra Rusia, que, por cierto, no puede sino destruir Ucrania y a los ucranianos.

La «profunda» estrategia estadounidense

Como hemos dicho antes, la política de sanciones no es «estúpida». Corresponde a las opciones estratégicas básicas tomadas por Estados Unidos cuando se disolvió la URSS. Dichas opciones están bien reflejadas en los primeros documentos estratégicos estadounidenses posteriores a la Guerra Fría, como los informes Wolfowitz y Jeremia, y también se desarrollan en el Proyecto para un Nuevo Siglo Americano.

En ellos se establece como principal objetivo de la estrategia estadounidense posterior a la Guerra Fría disuadir la aparición de cualquier rival capaz de competir con Estados Unidos, garantizando así un «siglo XXI estadounidense (y judío)».

Para lograrlo, Washington debe disuadir cualquier coalición de dos grandes potencias de segunda clase, como por ejemplo Rusia y Europa, o Rusia y China. Pero la política estadounidense más bien ha empujado ya a Rusia y China a un acercamiento estratégico. Si en el futuro se produjera un acercamiento entre Europa y Rusia, sería un desastre para las pretensiones hegemónicas estadounidenses.

Esta parece ser una de las necesidades estratégicas que están impulsando la política estadounidense en Ucrania. Y tienen prisa por aprovecharse de la situación ucraniana, porque no confían en que los europeos no se «rompan» por el camino. Por eso se enfurecieron incluso con las tan tímidas y futuristas aperturas de Macron a Moscú. Tienen que destruir lo que puedan entre Europa y Rusia, tan definitivamente como puedan, y hacerlo ahora. Esta, creemos, es la interpretación más profunda de por qué continúan furiosamente adoptando y presionando a la UE para que adopte -a través de sus amigos allí- sanciones antirrusas que no golpean a Rusia, no ayudan a Ucrania, sino que golpean a Europa.

La experiencia de las dos Guerras Mundiales y la Guerra Fría

No hay nada original en todo esto. Hace poco volví a leer el panfleto de León Trotsky «Europa y América», escrito hace un siglo, cuando el escritor era jefe del Ejército Rojo. Al leerlo se tiene la impresión de que nada ha cambiado fundamentalmente en la estrategia estadounidense desde la proclamación de la doctrina Monroe. Teniendo en cuenta lo que dicen algunos «trotskistas» actuales, es bastante divertido leer cómo el propio Trotsky acusaba a Washington, atrincherado tras dos océanos, de transformar los derechos humanos en su «profesión», utilizándolos como pretexto para sus intervenciones imperialistas.

Estados Unidos intervino al final de la Gran Guerra para impedir el surgimiento de una potencia europea victoriosa (Alemania en aquel momento). Desembarcaron en Normandía al final de la última guerra, sólo para impedir que una potencia europea (la Rusia soviética de entonces) emergiera dominante en Europa. Antes de que terminara la guerra, los estadounidenses arrasaron las principales ciudades industriales alemanas -sin ningún propósito militar evidente- para impedir una revolución socialista obrera alemana destruyendo físicamente al grueso de la clase obrera.

Read also:
French MPs approve anti-riot bill amid Yellow Vest protests, rights watchdog sounds alarm

Estados Unidos creó la OTAN no sólo para mantener a los rusos fuera de Europa, sino también a los estadounidenses dentro y a los alemanes fuera, según la famosa fórmula de Lord Ismay. Intervinieron directamente contra los árabes y los musulmanes después de 2001, pero los verdaderos adversarios indirectos seguían siendo Europa, Rusia, China y Japón, que -salvo Rusia- dependían de Oriente Medio para su energía. La invasión de Irak y toda la campaña bélica de los neoconservadores en Oriente Medio fueron en cierto modo el equivalente estratégico de Hiroshima y Nagasaki, destinadas a aterrorizar a toda la humanidad y demostrar de forma práctica la omnipotencia de la superpotencia estadounidense tras la desaparición de la URSS. Si hubieran tenido éxito, habrían recorrido el 80% del camino hacia una dictadura mundial indiscutible. Pero fracasaron.

Debemos algo, por cierto, a las más bien limitadas capacidades intelectuales de Donald Rumsfeld, que le hicieron hablar de la nueva Europa contra la Vieja antes de la invasión iraquí, confirmando inadvertidamente las verdaderas intenciones estratégicas de Estados Unidos respecto a Europa.

Una de las razones por las que los estadounidenses están interviniendo en Ucrania de la forma en que lo hacen desde 2014, sin tener cuidado de las desastrosas consecuencias de su intervención para la propia Ucrania, es porque quieren debilitar tanto a Rusia como a Europa -ya que para los ucranianos son una carne de cañón muy conveniente. Washington está librando su propia guerra por el dominio de Europa y Eurasia con la sangre de antiguos ciudadanos soviéticos, y a costa de sus «aliados» europeos.

François Mitterrand no era antiamericano en absoluto; en 1966 incluso criticó a De Gaulle por sacar a Francia del ala militar de la OTAN. Poco antes de su muerte, confesó a un biógrafo:

«Francia está en guerra permanente con Estados Unidos. Pero los franceses no lo saben».

La traición de las élites

No lo saben, porque las «élites» europeas no se lo dicen. Estas «élites» han traicionado hace tiempo, con pocas excepciones, a sus pueblos y naciones, la idea europea y la idea del Estado del bienestar. Aceptan incluso la deriva gradual de Europa hacia el Tercer Mundo, sacrifican el futuro del continente sucumbiendo a sus estrechos intereses de clase capitalistas, tal como ellos los perciben, creyendo que la solidaridad con EEUU es la garantía última del capitalismo europeo occidental. Este «interés de clase», tal y como ellos lo entienden, les mantiene enganchados al «Occidente colectivo», salpicado de una supuesta «ideología democrática» que cada vez se deshilacha más y tiene menos que ver con lo que viven los ciudadanos de los Estados occidentales (y de los protectorados estadounidenses en todo el planeta) y con las maniobras aún más «totalitarias» que se producen en el seno de las propias élites occidentales, permaneciendo normalmente desconocidas para el gran público.

PS. El gran teórico de la socialdemocracia alemana, Karl Kautsky, propuso en el pasado la noción de «ultraimperialismo». Después de la última guerra mundial, y más aún después de 1991, parece que nos acercamos a esta situación.

La aparición del Ultraimperialismo puede explicarse por tendencias económicas objetivas, pero también se ve favorecida por diversos factores «subjetivos». Uno de ellos es la explosión de las tecnologías de la información, que ofrece la posibilidad de una vigilancia y un chantaje ampliados y profundos de todo el personal político, mediático y estatal y de una manipulación profunda del funcionamiento y la conciencia de sistemas políticos, estados y sociedades enteros. A largo plazo, todo el personal está totalmente controlado y el sistema está pasando de oligárquico a totalitario.

Tras la eliminación de lo que quedaba del legado de la revolución rusa en la ex URSS (1989-91), tras el ataque a los regímenes surgidos de las revoluciones anticoloniales (intervenciones en Oriente Próximo contra los regímenes nacidos de ellas desde 1991), ahora nos encontramos también profundamente inmersos en un gigantesco fenómeno de «contrarrevolución» global, que amenaza con destruir todos los logros civilizatorios de la Era Moderna, incluso en el «primer mundo», desde el Renacimiento en adelante.

*Dimitris Konstantakopoulos, periodista, experto en geopolítica (Grecia).

Artículo publicado originalmente en United World International (UWI).